:::: MENU ::::

Página web para vender

Página web para vender
Desarrollo Web

Página web para vender

En Exegesis nos gusta hablar de nuestras experiencias, es una forma de acercarnos a ti y que sientas que, como tú, detrás de esta página web hay un equipo humano que, como a cada cual en su trabajo, nos ocurren buenas cosas y otras no tan buenas y hoy queremos contaros una experiencia relacionada con crear páginas web para vender.

Normalmente, si alguien nos pide presupuesto para páginas web, la coletilla que más se suele usar es “quiero una página web para vender”, da igual si se refiere a que quiere una tienda online (de ahí lo de “para vender”) o quiere una web corporativa y conseguir más ventas a través de ella. El propósito es claro, quiero una página web y la quiero para vender.

Sin embargo, tendemos a confundir conceptos, pensamos que una página web, sea como sea y esté hecha como esté hecha, sirve para vender y es aquí donde viene nuestro caballo de batalla diario.

Está claro que si un cliente quiere una página web no la va a querer para tenerla de adorno, su fin último es tener una herramienta más a su disposición que le permita aumentar la demanda de sus servicios o, directamente, la compra de sus productos. Pues hoy en Exegesis os desvelamos un gran misterio, aunque pueda parecer lo contrario, no todas las páginas venden, ¿dónde estriba la diferencia?, como casi todo en esta vida, en el precio de la web.

Para poder entender esto os vamos a poner un ejemplo claro basado en nuestra propia experiencia en páginas web para vender.

Coches Vs Páginas web para vender

Imagina por un momento que tienes un negocio en el que has detectado que si adquirieras un coche podrías, al día, aumentar tu número de servicios, por lo tanto, entiendes que esto no es un gasto sino una inversión. Te diriges a un concesionario con la idea de adquirirlo y, una vez en el concesionario, el amable comercial pone a tu disposición tres opciones, un coche de segunda mano pero casi en perfecto estado (o eso es lo que te vende), un coche de gama baja y un coche de alta gama. A priori, una de las diferencias más notorias entre los tres coches es, sin duda, su precio.

Si entendiste desde un principio este trámite como un gasto, seguramente, optes por el coche de segunda mano pues quieres gastar lo mínimo posible, en lo que no reparaste es que un coche de segunda mano, por norma general, tendrá unos gastos añadidos en reparaciones casi continuas y que su vida útil es bastante reducida, sobre todo, si tienes en cuenta que lo vas a usar como herramienta de trabajo, es decir, a diario.

Si elegiste un coche de baja gama, comprendiste mejor el concepto de inversión y, puede que no salgas tan mal parado como en el caso anterior, sin embargo, las piezas que componen ese coche se degastan con mayor rapidez que las de un coche de gama alta, por eso, el coste del coche es inferior. Esto, sin mencionar, que un coche de baja gama no tiene la misma fiabilidad que un coche de alta gama pero en este punto es donde entra en juego para qué quieres el coche, si es para viajes eventuales cada 5 meses, te valdrá de sobra pero si es para un uso constante, tu seguridad debería ser lo primero.

Crear página web para vender

Por último, si tu elección es la de un coche de alta gama, el día que fuiste al concesionario a adquirir el vehículo tenías muy claras cuáles eran tus intenciones y tus objetivos, sabías que esto era una inversión de futuro y no un gasto y también sabías que necesitabas un vehículo que te diera el máximo de prestaciones pues sería tu herramienta de trabajo durante mucho tiempo, una herramienta de la que no debes de prescindir.

Cómo hacer una página web para vender

Si en el ejemplo de los coches lo ves claro, las páginas web para vender son lo mismo y, por lo tanto, se abren tres opciones.

Si crees que una página web es un gasto y no una inversión, algo que tiene todo el mundo que tiene un negocio y que, por lo tanto, con tener una página web y seguir el camino de otras empresas es suficiente, realmente no quieres una página web para vender, quieres una página web “sencillita” y, acabaras optando, por una página web hecha en Wix o 1&1, páginas web a 4€ al mes que no tienen utilidad ninguna o una tienda online gratis con la que jamás venderás ni un céntimo.

Por otro lado, si tu caso es el de alguien que quiere una página web para vender y que comprende que es una inversión y no un gasto, que realmente no la quiere para que la vean la gente que ya te conoce sino aquellos a los que aún no has llegado pero no puede o no quiere invertir en el precio de una página web, seguramente, como en el coche de baja gama, optes porque te la realice “un amigo que sabe de páginas web” o, incluso, tu mismo te aventures con un WordPress pero dentro de ti sabrás que es muy probable que tu web no alcance hasta donde tu querías.

Si, como en el caso del empresario que se decide por un coche de gama alta, tienes claro que tener una página web para vender es una inversión de futuro pues va a suponer una de tus herramientas de trabajo, cualquier cosa te va a parecer siempre poco y vas a querer lo mejor en cada caso. Irremediablemente, si eres un empresario con este tipo de mentalidad solo te quedará la opción de recurrir a un profesional para crear tu página web para vender y no una simple tarjeta de visita del siglo XXI.

Cuál es el precio real de una página web

Dicen que en el mundo de los negocios para que una idea tome forma y se asumida por aquella persona que la recibe debe de estar basada en números y hoy queremos darte un último ejercicio de reflexión basado en números reales para que acabes de entender que supone realmente una página web para vender.

Un centro de cursos de Yoga decide invertir en crear una página web para vender sus servicios pero, para ello, quieren una página web “sencillita”, es decir, lo más económica posible, digamos que una web de 400€. Esto nos lleva a que tendremos, finalmente, una web totalmente estática.

En este punto, nuestra recomendación es invertir un poco más, realizar una web dinámica y ampliable que tenga las suficientes herramientas como para que el día de mañana puedas añadir recursos para tus visitantes que hoy día no te planteas, con un buen refuerzo en el SEO y con unos textos orientados al SEO, así como un estudio de los dominios que más puedan favorecerte. Digamos que la web se pone, finalmente, en 800€.

El cliente, finalmente, acepta este nuevo planteamiento de una página web para vender realmente y tras 6 meses su página web ha sido posicionada en diferentes keyword y gracias a esta recibe al mes 500€ a través de videotutoriales que ha incorporado en su web y vende a través de ella.

La pregunta es: ¿Qué es más caro, 800€ para conseguir ingresos o 400€ para que tu página web nunca aparezca en ningún sitio y jamás sea encontrada?.

Haz un comentario