:::: MENU ::::

Anuncios de cuando éramos pequeños

  • 27 oct 2014
  • 0
Estrelitas
Publicidad

Anuncios de cuando éramos pequeños

Recordar momentos de cuando éramos más jóvenes o pequeños, en casi todos los casos, nos hace sentir bien y felices, muchas veces, estos recuerdos traen a gente que ya no están con nosotros y su olor nos hace sentirlos cerca de nuevo o, por el contrario, nos recuerdan gente que, aun habiendo pasado el tiempo, siguen estando a tu lado y, rememorar aquella época pasada donde ya hacíais diabluras juntos, te hace sentir fuerte y le da más notoriedad a estos años de amistad.

Hoy, queremos recordar los mejores anuncios de cereales de cuando éramos más pequeños o jóvenes, dependiendo de la edad que tenga el lector, pero, seguro, independiente de vuestra edad, recordaréis los anuncios, cantaréis de nuevo sus canciones y, seguro que en algún caso, iréis a vuestro súper más cercano a por una caja de cereales de los que comíais cuando erais peques.

Desayunar siempre dicen que es la comida más importante de día, por eso, todas las marcas de cereales para niños tenían una publicidad muy atractiva y visual para los más pequeños, de esta forma, desayunar, para muchos chavales, se convertía en un juego y, al final, lo importante era el consumo de cereales por las mañanas, para las marcas, por supuesto, era perfecto que los críos desayunaran cereales (los suyos) y para las madres, una tranquilidad ver que sus hijos se iban al colegio bien repletitos de cereales. No nos entretenemos más. ¡Canta conmigo!

En el año 1994, el perro hiperactivo de Chocapic  nos convencía de la importancia de desayunar fuerte con sus cereales, para tener la misma energía que él. ¿Os acordáis?

Además, si los anuncios aún nos hacían dudar, se encargaban de meter dentro de la caja cualquier objeto hortera y de poca utilidad para terminar de convencernos entre su producto y el que era casi igual pero de otra marca. En el caso de este anuncio publicitario, nos damos cuenta claramente, con el juguete para los lápices,  que todos lo queríamos pero que si lo pensamos ahora, dar más peso a un boli o a un lápiz no nos ayudaba en ningún dictado y nos pasábamos el dictado diciendo “profe espera”.

Por supuesto, casi todos los cereales eran iguales, así que la guerra publicitaria que traían todas las marcas era el anuncio más llamativo y el objeto reclamo más “cuqui” porque, en verdad, los niños no se casan con nadie y hoy quieren Chocapic porque son los más buenos pero en cuanto el juguete de los Choco Krispis sea mejor, se cambian. Y eso es así. Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra pero sé que más de uno que lea esto era de Nesquik hasta que llegaba la bati-cao de Colacao…

¡Seguimos!, solo diré:

“Choco Krispis a montón, el desayuno bombón”

No podía faltar el anuncio de Kellogg’s de 1994 que luchaba, mano a mano, con ser los cereales de chocolate preferidos de los niños, para mi gusto y, esto es sólo una opinión personal, uno de mis anuncios preferidos de cuando era peque.

En el año 2000, Choco Krispis seguía queriendo hacerse un hueco en las mañanas de los más pequeños de la casa, (que ya no éramos ninguno de los que estamos leyendo esto, nos hacemos mayores chicos, el primer paso es reconocerlo) cambiando un poco el eslogan más conocido en otras épocas.

En este caso, en 1991, cereales Pascual dejó a un lado esa carga visual y esa estética para niños y se centró más en que supiéramos la importancia de comer cereales por las mañanas para desayunar y ponernos bien fuertes. Para mí, lo mejor del anuncio es el ordenador.

Como podéis ver, la publicidad siempre ha estado presente en nuestras vidas, si bien, como todo, evoluciona en sus canales o a nivel estético pero, para resumir y como conclusión final a este remember, voy a ponerme un tazón de estrellitas, esos cereales con forma de estrella que anunciaba un oso de lo más majo vestido de astronauta.

Y tú, ¿aun comes alguno de estos cereales que comíamos de peques?.

Haz un comentario