:::: MENU ::::

Arena de playa para las baterías

  • 13 jul 2014
  • 0
arena de playa para las baterias
Tecnología

Arena de playa para las baterías

¿Cuántos de vosotros os habéis quejado a lo largo del día de lo poco que os dura la batería de vuestros móviles? Es más, de todas las presentaciones que se hacen cuando se sacan nuevos móviles a la venta ¿cuántas compañías basan su presentación en un nuevo y genuino sistema puntero que hace que la batería del móvil dure más que en la versión anterior?.

Está claro que el tema de la duración de las baterías es un punto clave y de discordia tanto del lado del consumidor que lo sufre como de las compañías que compiten con que sus baterías duren más que las de la competencia.

Pues bien, aprovechando la época en la que estamos en la que los destinos veraniegos suelen tender a las zonas costeras para disfrutar de las playas, os traemos una noticia en relación a estas y a la duración de las baterías. ¿Qué no entendéis la relación? Sigue leyendo.

Esta semana ha salido a la luz un estudio que puede hacer que la baterías convencionales aumente hasta tres veces su duración gracias a… LA ARENA DE PLAYA.

Algo tan simple, inocuo, sin efectos secundarios y, sobre todo, barato como la arena de la playa se ha denominado por su investigador principal, Zachary Favors, como el “santo grial” de las baterías.

El estudio se centra en el ánodo, la piedra angular de las baterías, y su fabricación a través del grafito que, con el paso del tiempo y el avance en potencia de los dispositivos que hoy día utilizamos, se ha visto sobrepasado y con sus capacidades mermadas para su función principal, convirtiéndose en una limitación para generar baterías con mayor duración.

Por ello, se ha intentado sustituir el grafito por silicio con el inconveniente de que tiene que tratarse a nivel nanoscópico, aumentando su coste de producción de manera brutal y necesitando para ello productos altamente tóxicos, haciendo por estos dos motivos inviable su producción.

Es en este punto donde entra el que, si todo esto llega a buen puerto, se convertirá en el investigador favorito de la mayoría de las empresas productoras de baterías, el que, por cierto, es un estudiante recién graduado en la Universidad de California.

Zachary Favors se encontraba reposando en la arena de la playa después de su sesión de surf cuando le vino la idea de que la arena estaba compuesta principalmente por cuarzo que, químicamente hablando, es dióxido de silicio.

A partir de aquí, empezó su investigación recogiendo muestras de las playas con mayor concentración de este material. Para poder extraer el silicio que contiene el cuarzo habría que someter a este a unas temperaturas superiores a los 2000 grados con lo que se habría destruido el silicio durante la conversión.

Es aquí donde salta a escena otro de los componentes esenciales de la arena de playa que hacen posible este experimento… ¡¡la sal!!. El cloruro de sodio ayuda a reducir las temperaturas que se alcanzan en la conversión, pudiendo mantener los grados a un nivel en el que el silicio no es fundido.

Y, para rematar el trabajo bien hecho, un hallazgo que no esperaban… mediante este sistema de extracción del silicio, el material queda de manera porosa lo que mejora infinitamente el rendimiento de las baterías.

Hemos hablado de baterías de móviles pero, lógicamente, esto puede llegar a extrapolarse hasta alcanzar baterías tales como la de los coches eléctricos.

Seguramente, ahora, cuando disfrutes de tus vacaciones y construyas castillitos de arena, mirarás a esa arena de una manera muy distinta.

Coméntanos que te parece esta noticia, ¿estamos ante un verdadero avance que puede abrir muchas puertas hasta ahora desconocidas?

Haz un comentario