:::: MENU ::::

El experimento de facebook

  • 04 jul 2014
  • 0
El experimento de facebook
Redes Sociales

El experimento de facebook

La política de privacidad de datos en las redes sociales es algo que ha sido tema de debate en numerosas ocasiones y se ha convertido en el gran miedo de los usuarios. ¿Quién ve mis datos? ¿Pueden usar mis fotos? ¿Quién maneja la información de dónde estoy o con quién? Son preguntas que cualquiera de nosotros nos hemos planteado en alguna ocasión mientras utilizábamos nuestras redes sociales.

En torno a esta cuestión ha saltado esta semana una noticia que ha vuelto a activar la señal de alarma en cuanto a la privacidad de nuestros datos se refiere.

El protagonista, esta vez, ha sido Facebook, red social con más de 1300 millones de usuarios a lo largo y ancho del planeta, la que, mediante lo que han llamado un “experimento de contagio emocional”, ha forzado hasta los límites, no solo la política de privacidad, sino también la manipulación de la información que tan a la orden del día la tenemos por unas vías u otras.

Para llevar a cabo este experimento han tenido que manipular la sección de “publicaciones recientes” de cerca de 700 mil usuarios, inundándolas, de manera aleatoria, con publicaciones negativas para unos y positivas para otros para saber si, con esto, se producía un efecto en cadena en la que estos usuarios publicaran también contenido negativo o positivo dependiendo de lo que a estos se les mostrara.

El objetivo, según Facebook, es un estudio de como el estado emocional puede correr como la pólvora a través de un medio tan popular como son las redes sociales y, a su vez, demostrar que el estado emocional no es algo que permanece en la propia persona sino que se puede convertir en contagioso.

Con un propósito experimental o no y con disculpas por parte de Facebook o no, la realidad es que estamos expuestos a ser tratados como conejillos de indias sin nuestro consentimiento, suponemos que un experimento de este calibre, realizado con “todas las de la ley”, hubiera supuesto un desembolso curioso del bolsillo de alguien que prefirió ahorrárselo de esta forma.

En una época en la que la distorsión de los medios de comunicación, los engaños y las estafas son el pan de cada día, está acción de Facebook solo se convierte en “una más” que, seguramente, quede en agua de borrajas, teniendo en cuenta que los principales directivos de Facebook simplemente han pedido disculpas por las molestias y han seguido con su día.

Las primeras fichas ya se han movido y tanto los reguladores de la privacidad de Francia y Reino Unido han abierto sendas investigaciones sobre el caso del experimento de Facebook.

Pero la vida sigue mientras se toman medidas o no y la pregunta que nos surge al ciudadano de a pie es… ¿Cómo empezamos a distinguir lo que es real de lo que no lo es pero se empeñan en convencernos?.

Haz un comentario