:::: MENU ::::

Ensalada de patata gracias al crowdfunding

  • 09 jul 2014
  • 2
kermit-196498_1280
Tecnología

Ensalada de patata gracias al crowdfunding

Con el avance de la tecnología ha cambiado prácticamente todo lo que conocíamos o tal cual lo conocíamos, hasta el punto de integrar según qué cosas en nuestra vida como si siempre hubieran estado ahí como, por ejemplo, “whatsapp”.

Ya nadie dice “cuando llegues a casa me llamas”, ahora la frase es “cuando llegues a casa me mandas un whatsapp”.

Las colas para ir a un concierto o al cine se eliminan, muchas veces, comprando cómodamente desde el sofá de tu casa la entrada meses antes.

Skype se ha apiadado de todos aquellos que tienen a la familia lejos y, de forma gratuita, les permite realizar video-conferencias.

Y, como estos ejemplos, hay cientos de ellos. Hoy queremos hablar sobre uno que no todo el mundo conoce, sobre uno que no todo el mundo sabe pronunciar, de uno que a más de uno “le ha salvado el culo”.
El crowdfunding significa: “Cooperación colectiva, llevada a cabo por personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos, se suele utilizar Internet para financiar esfuerzos e iniciativas de otras personas u organizaciones”. Fuente: Wikipedia.

La utilización de este, desde el principio, tiene un objetivo claro, ayudar a financiar proyectos empresariales y, hasta hoy, siempre ha sido así.

Decimos hasta hoy porque, realmente, todo el mundo que ha utilizado el crowfunding siempre lo ha hecho para poder conseguir el dinero suficiente para llevar a cabo un proyecto empresarial.

Cantantes españoles como Ondina, han probado el crowdfunding, en su caso, solicitó 12.000 euros para poder lanzar su segundo disco.

El truco del crowdfunding es que si, dentro del tiempo establecido para conseguir el dinero, este pasa y no se ha llegado al objetivo, el dinero es devuelto a sus “donantes” por así decirlo.

En el caso de Ondina, supero su objetivo y consiguió 12.438€.

Pero si bien, en estos últimos días, el crowdfunding está dando mucho que hablar, cada vez son más las plataformas que se dedican a esto pero, por primera vez, se han encontrado con alguien que quería demostrar cómo se puede degenerar cualquier herramienta por muy bien pensada que este y por muy buenas posibilidades que esta ofrezca.

Por supuesto, el origen del crowdfunding es socio-cultural, no tiene cabida en este pedir dinero para comprarte un perro o un chalet en la playa, cosa que con el paso del tiempo, como todo, se degrada y muchas son las parejas que piden financiación para su propia boda.

Así que se han encontrado con un caballero que pedía dinero para hacer una simple ensalada de patatas. Como lo lees, únicamente una ensalada de patatas. Pedía una financiación de 10 dólares en el tiempo establecido de un mes.

Señores, este caballero, llamado Zack Brown, en menos de una semana ha recaudado 40.000 dólares.

Pero, como buen caballero, ha encontrado una solución humana a esta locura desatada y es que donará todo el dinero recaudado a un banco de alimentos y aquí, aunque no puedas creerlo, viene el problema, puesto que las normas del crowdfunding son muy claras y estrictas, el dinero recaudado solo puede ser gastado en la causa original.

Y nosotros desde aquí nos preguntamos: si se crearon las reglas, ¿son o no para poder romperlas?

Sea o no sea así, creemos que la sátira de Zack Brown tiene la suficiente repercusión y viralidad pero, sobre todo, tiene suficiente corazón para que, en este caso, las reglas se rompan.

Zack, ¡nos has tocado la patata! ¡Artista!

 

2 Comentarios

  1. Citlalin

    Existen muy buenos proyectos que a veces sólo necesitan un buen mecenas que les ayude … Conozco una aquí en mexico que apoya proyectos … FondeadoraMx

    Responder
    • Exegesis

      Usado para fines socioculturales o empresariales es una idea que nos encanta, lo del tema de las bodas, nos entra más en duda, gracias por tu comentario Citlalin!

      Responder

Haz un comentario